NO SE OLVIDEN DE ENVIARME INFORMACIÓN, FOTOGRAFÍAS, ETC. SOBRE LA FIESTA DE LA ROSA MYSTICA EN SU PAÍS, CIUDAD, BARRIO, HOGAR, PARA QUE PUEDA PUBLICAR EN ESTA PÁGINA.

rosamysticapy@hotmail.com

GRACIAS

Hey visitor!

TE INVITO A QUE VISITES

LA WEB DE NUESTRA GRAN REINITA

"La Divina Infantita"

Conoce todo acerca de su Devoción

www.granreinita.jimdo.com

 TE INVITO A QUE VISITES LA WEB DE CHIQUITUNGA

Venerable Carmelita Descalza - Paraguay

Esperamos pronto sea Beatificada

www.chiquitunga.jimdo.com

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com

RECOMIENDANOS...!!!

TRADUCE AQUI ESTA PÁGINA

Echa un vistazo Galería de imágenes
y amis  links favoritos

VOTA POR TU PREFERIDO HAZ CLICK EN LA IMAGEN DE ABAJO

VOTA POR CUAL PESEBRE TE GUSTA
VOTA POR CUAL PESEBRE TE GUSTA

En Sievernich, Alemania la Virgen María se manifiesta desde el año 2000

Es interesante notar que esta manifestación de Ntra. Sra. es muy similar al de la Rosa Mistica en Montichiari-Fontanelle

Casi con el mismo mensaje y los mismos símbolos de la Rosa Mística, con el mismo significado de las 3 Rosas y colores

Desde el mes de junio del 2000 se aparecen en Sievernich: la Madre de Dios, varios santos, el Papa Pío XII y san Gabriel Arcángel, a una joven y sencilla madre de familia llamada Manuela. Sievernich se encuentra aproximadamente a 30 km. al sudoeste de Colonia, cerca de Zülpich y pertenece a la diócesis de Aquisgrán.

Los mensajes: Manuela recibe mensajes de la Madre de Dios, de algunos santos y de vez en cuando de Jesús mismo. Estos mensajes son muy variados, pero no    superan las verdades que la Iglesia Católica siempre ha enseñado. Aquí tan solo podremos mencionar algunos puntos esenciales: la Madre de Dios nos hace una llamada a la conversión, a hacer sacrificios y penitencias. Nosotros debemos hacer uso del sacramento de la penitencia con mayor frecuencia y recibir dignamente al Salvador en la Eucaristía, esto es, sin haber cometido ningún pecado grave. Nosotros debemos arder de amor a Dios y también no olvidarnos de nuestro prójimo. Ella desea especialmente que a su divino Hijo le rindamos el honor que se merece. Esta es la manera como Ella desea que adoremos al Señor: a menudo y con fervor. Sí, nosotros debemos de orar incesantemente. Ella desea que en todo lo que hagamos permanezcamos pequeños y humildes. Ella hace una llamada a sus hijos, los sacerdotes, a volver al buen camino y seguir a su divino Hijo. También las profesías forman parte de sus mensajes.

Dirección de la Iglesia: El Obispo competente ha designado para Manuela un sacerdote como director espiritual.

Santa Teresa de Ávila: la gran mística española y Doctora de la Iglesia, le da consejos a Manuela regalándole oraciones de una profundidad extraordinaria. Quien ha leido los escritos de santa Teresa, nuevamente puede reconocer con toda claridad en los textos que ella le revela, su manera de expresarse y su temperamento.

Señal Eucarística: durante la adoración ante el Santísimo expuesto durante el encuentro de oración llevado a cabo el 8 de noviembre del 2004 en Sievernich, muchas personas vieron durante 15 minutos delante de la Hostia santa al Niño Jesús. Cuando el sacerdote retiró la Hostia de la custodia también desapareció el Niño Jesús.

Las tres “llaves”: El día 7 de octubre del 2002, la Madre de Dios le dijo a Manuela: “...Mi pequeña perla de oración, aquí te entrego las llaves de mi divino y amado Hijo Jesucristo. ¡Calla, no hables al respecto, guarda silencio! Las llaves te servirán de arma contra todas las tinieblas. Ahora, tú sabes lo que pasará. ... Sólo al santo Padre en Roma, mi amado Pastor, le daré las llaves. Por favor no hables, pues no te creerán. No obstante, todo se cumplirá.” Estos secretos le fueron entregados al santo Padre el 11 de febrero del 2004.

Peticiones del cielo en Sievernich: La Madre de Dios desea una fuente de la Inmaculada para aliviar a los que sufren. Pero un deseo aún mayor es la formación de un centro espiritual en Sievernich. Jesús mismo dijo el 10.05.2003: “Este lugar ha sido reservado para Mí y Mi Madre. Yo quiero que las personas construyan un centro en este lugar, que esté al servicio de la Iglesia, Mi Cuerpo, y de esta manera me servirán a Mí. Servid con fidelidad y honradez a mi Padre que está en el cielo, a Mí, su Hijo y a su Madre. Allá se deberá llevar a cabo lo que Yo os enseñé, lo que dice la Iglesia. ¡Lo que Yo quiero sucederá, Yo triunfaré!” La Madre de Dios dijo el 02.06.2003: “Yo lo deseo así, mi Hijo lo desea. Yo deseo que se contruya un centro al servicio de la fe en este lugar. Satanás expresará su furia. Yo estoy con vosotros.”

 

Del Catecismo de la Iglesia Católica concerniente a las revelaciones privadas:  En el transcurso de los siglos se han dado las llamadas “revelaciones privadas” algunas de las cuales han sido reconocidas por las autoridades de la Iglesia. Sin embargo, éstas no pertenecen al bien supremo de la fe. Éstas no  sirven para “perfeccionar” o “completar” las revelaciones definitivas de Cristo, sino que nos deben de ayudar, en un determinado tiempo, a vivirlas con mayor profundidad. Bajo la dirección del Magisterio de la Iglesia, el sentido religioso de los creyentes sabrá percibir y diferenciar lo que en dichas revelaciones es una verdadera llamada de Cristo o de sus santos  a su Iglesia.

Alguno de sus mensajes

Desde el 13 de Mayo de 2005 es la estatua de la Inmaculada en la capilla de nueva construcción en Sievernich
Desde el 13 de Mayo de 2005 es la estatua de la Inmaculada en la capilla de nueva construcción en Sievernich

Sievernich, 01.08.2005, aprox.17:24 horas

 

Sentí un gran calor y vi, desde mi punto de vista, al lado izquierdo junto al altar una bellísima luz clara en forma oval. La Madre de Dios salió de esa luz como la Inmaculada. Ella estaba vestida toda de blanco y llevaba una corona de oro sobre su cabeza. En sus manos tenía un rosario de rosas blancas. En su brazo tenía el escapulario del Monte Carmelo (Virgen del Carmen). A sus pies yacían tres rosas: una blanca, una dorada y una roja. Suspendida sobre una nube, Ella se acercó a nosotros y sonrió. Yo le dije: “¡Te saludo, Santa Virgen María!

Ella dijo:

“¡Oración, paz, oración!

Queridos hijos, Yo os saludo en nombre de mi amado Hijo Jesucristo. Desde el cielo he venido a vosotros – más no para que os volváis poderosos. Mi divino Hijo Jesús desea que os convirtáis en personas que aman. Las personas qua aman dan gracias y piden, no exigen. Acudid a mi Hijo Jesús. Sentid como Él os ama.”

Ella nos bendijo a todos “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y de su Corazón salieron bellísimos rayos hacia nosotros. Luego, la Santísima Virgen María extendió su manto sobre nosotros, abarcando hasta el exterior de los muros de la iglesia.

Ella dijo:

“Di a tu director espiritual, que mi deseo es la construcción de la fuente la Inmaculada!”

Siguió un mensaje personal.

Luego, suspendida en el aire, atravezó la iglesia dirigéndose hacia hacia las personas que estaban afuera y las bendijo. Ella dijo:

Hoy he venido a vosotros, para aliviar vuestros sufrimientos. Poned todas vuestras preocupaciones en mi Inmaculado Corazón.”

Nuevamente nos bendijo “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Yo le agradecí de todo corazón y la Madre de Dios desapareció lentamente en la luz.

Sievernich, lunes 04.03.2002

Veo al lado izquierdo del altar una luz clara y ovalada. Siento mucho calor. La Madre de Dios sale de esos rayos de luz. Ella está vestida completamente de blanco, lleva un velo blanco que llega hasta el piso, éste tiene un ribete dorado, y una túnica blanca con un ribete dorado en el cuello. Los cabellos los tiene sujetos por atrás bajo el velo. Las manos las tiene juntas en oración. Veo un rosario entre sus manos. ¡Éste es rojo! La cruz del rosario es dorada. La Madre de Dios está sobre una nube, sobre ésta veo tres rosas: una blanca, una dorada y una rosa roja. Ella bendice, sonríe y dice:

“Yo os saludo y os bendigo, hijos míos. Yo soy la Virgen María, la Madre de Dios, María, la Inmaculada. Mi Hijo me envía a vosotros, mi divino y amado Hijo Jesucristo. Hijos míos, vuestras oraciones secan mis lágrimas. ¡Oh hijos míos, Orad! Orad no tan  sólo con palabras, orad con el corazón. Orad de tal manera que Yo pueda estar con vosotros. Así lo desea el Padre que está en el Cielo, así lo desea mi divino Hijo Jesucristo. Vosotros, hijos míos, ¡Sed mis perlas de oración, y no dejéis de orar !. Aquellos, que hoy han venido a mí, recibirán el regalo de la Gracia de mi Hijo Jesucristo.”

Ahora, Ella se dirige a los presentes y bendice a cada uno en particular. Dos ángeles le salen al encuentro llevando copas de oro y van tras Ella. Se detiene ante dos hombres y dice:

“Vosotros no habéis venido aquí por fe. Yo deseo fortificaros y bedeciros con el poder de mi amado Hijo Jesús.”

Ella bendice a un joven y le insufla sobre su frente. “A su madre le digo:

He escuchado tus súplicas. Anda allí y encuentra por entero a mi Hijo.”

Ella regresa a su antiguo lugar y dice:

“Queridos hijos, Yo soy vuestra puerta. Este mes, es el mes de mi amado José. José, mi prometido, mi esposo terrenal, el padre adoptivo de mi divino Hijo Jesús. San José es vuestro protector. Él cuida de vosotros. No os olvideís de su gran poder. Confiad en él con amor. Esto es correcto y es el deseo de mi divino Hijo. El mundo ha olvidado las virtudes de San José. Vosotros, hijos, no las olvidéis. Confiad en San José en vuestra vida cotidiana. Él os ayudará y estará a vuestro lado. Orad, hijos, ¡Orad por la paz en el mundo.! ¡Orad!”

Ahora veo como se abre el Corazón de la Madre de Dios despidiendo rayos de muchos colores los que se dirigen a todos los presentes que quedan sumergidos en un abanico de colores. Luego, la Virgen María flota, se eleva y está sobre un globo de la tierra. Veo como las guerras trastornan a las personas y un rosario azul rodea la tierra. Ahora, una luz azul rodea la tierra y permite que las personas encuentren la paz tras muchos acontecimientos.

Ella dice:

“En mi Hijo Jesús, vosotros encontraréis la paz que el mundo no os puede dar. Él es el Amor mismo. Hijos, vivid el Evangelio, vividlo ya hoy mismo y no mañana, y permitid que Yo os conduzca a mi Hijo. Sólo hay un camino que os conduce a mi Hijo, el Amor y la Misericordia. Que éste sea vuestro camino, hijos. Quien no es bondadoso y misericordioso, no lleva en sí el Amor de mi Hijo. Por eso, hijos, es importante que os perdonéis y hagáis penitencia. Este es el camino, y ningún otro, que os conduce a mi Hijo. Hijos, nuevamente os hago un llamado para que forméis pequeños Oasis Azules de Oración. Allí Yo derramaré mis bendiciones, que son las bendiciones de mi amado Hijo Jesús. Yo estoy enteramente en mis Oasis Azules de Oración.

Hijos, Yo quisiera pedirles un favor: Ved, el instrumento que he elegido es débil, esta es la razón por la cual su nombre no deberá ser conocido ni tampoco se la deberá perturbar. Vosotros recibís mis bendiciones a través mío. Mi instrumento recibe mis gracias y os las da según la voluntad de mi amado Hijo Jesucristo. Para que Yo pueda seguir dando mis gracias a mi pequeña flor, ella deberá permanecer muy pequeña y sin obligaciones. Ella debe ser libre. ¿Me concederéis este deseo? Orad por ella, pues ella tampoco puede hacer nada más por vosotros aparte de pedir y suplicarme a mí y a mi Hijo.

Mi pequeña flor, te amo y te bendigo en nombre de mi amado Hijo Jesucristo.

Di al hombre, que quiere salvar su matrimonio. El amor tan solo puede crecer en libertad. El amor y la libertad son inseparables. Suelta y continúa rezando.

Queridos hijos, Yo veo vuestras peticiones. Anelisa, Anelisa, también veo tus preocupaciones, Permanece fiel a mi Hijo. ¡Ora! Lo voy solucionar todo”

Ahora se acerca a nosotros.

A ti te bendigo, madre de cinco hijos, los que te he regalado en nombre de mi amado Hijo Jesús. A ti te fortalezco. En mí encontrarás fuerzas. Los hijos son regalo del Padre Celestial. Pero ellos tambien te agotan, sigue con ellos el camino de mi Hijo Jesús. ¡No los dejes solos!

Queridos hijos, dejad que se os unja. También dejad que se os unja aún cuando no esté visible a vosotros. Yo he bendecido este lugar. Que se convierta en un lugar de adoración. Hijos, continuad rezando allí. Aún cuando Yo no siempre esté visibile en esta iglesia, he bendecido este lugar y aquí os reparto las Gracias de mi amado Hijo Jesús. Este es mi deseo: ¡Orad aquí a mi Hijo Jesús.! Permaneced firmes en adoración. Yo estaré permanentemente con vosotros, os acompañaré a vuestros hogares y os protejeré. Yo os pido que oréis diariamente, hijos, y así podré estar en vuestros corazones.

Mi instrumento dejará hacer una imagen mía, de la forma que he venido y vendré a vosotros en Sievernich como la Virgen María, la Inmaculada. Ella os colmará de bendiciones. Ella os liberará de todas las tinieblas, pues Yo bendigo mis imágenes.

Hijos, Yo os amo. Orad, orad por Alemania, para que no se pierda.”

La aparición se trasforma en luz. Ahora veo de rodillas ante el altar: San Charbel, quien se inclina ante cada oración, al Papa Pío XII, a San Josafat, la Hermana Faustina y a Miriam de Abellín. Los ángeles continúan presentes.

La nueva capilla en Sievernich
La nueva capilla en Sievernich

Sievernich, 03.10.2005, apr. 17.26 horas

Sentí un gran calor, luego vi la luz clara y en forma oval de la Madre de Dios. En medio de la luz vi algo así como destellos de innumerables pequeñas partículas doradas. La Inmaculada salió de esa luz ovalada. Ella estaba vestida toda de blanco y sobre su cabeza llevaba una corona dorada. En sus manos tenía un rosario hecho de rosas blancas. Sobre su brazo colgaba el escapulario del Monte Carmelo (Virgen del Carmen). La Madre de Dios estaba descalza sobre el globo de la tierra. Ambos pies estaban sobre Alemania. Tres rosas formaban un semicírculo a sus pies. En el medio una rosa roja, a la izquierda una dorada y a la derecha (desde mi punto de vista) una rosa blanca. Ella sonrió y suspendida en el aire se acercó hacia mí. Luego, Ella nos bendijo: “¡En el nombre del Padre,y del Hijo y del Espíritu Santo! Ella dijo:

“Queridos hijos, ¡Cuánto me alegran vuestras oraciones! ¡Cuántas palabras ya os he dicho! ¡Cuántas veces os he visitado! Ha llegado el tiempo en el que la palabra no sea solamente proclamada sino que también sea vivida. Es mi deseo, que cada uno de vosotros sea un verdadero testigo de mi Hijo Jesucristo. Yo os tiendo la mano. Yo os deseo conducir a mi amado Hijo Jesús.

Orad por todas las naciones, porque no quiero que mis hijos se pierdan. ¡Mi divino Hijo Jesús os ama tanto!”

La Santísima Virgen María, suspendida en el aire, salió y de nuevo nos bendijo. Transcurrido algún tiempo, flotando, regresó a nosotros y abrió su manto, dentro del cual todos estuvimos protegidos. Repentinamente, a sus pies vi otra luz pequeña. De esa luz salió un monje con barba y llevaba un hábito claro con cogulla (capucha). Tenía sus manos juntas en oración. Luego las abrió y vi dentro de éstas una medalla con una cruz dentro. Le pregunté quién era, se presentó como Benito de Nursia. Él oraba con nosotros.

 Luego, la Inmaculada nos pidió rezar juntos el Magnificat. Ella comenzó: “Alaba mi alma la grandeza del Señor ...”

Al concluir la oración Ella dijo:

“Hija mía, bendice a tus perseguidores, evita el mal, Yo estaré contigo.

Hoy deseo despedirme de vosotros. Yo estaré siempre con vosotros en este lugar. Ya he dicho todo. Vivid el Evangelio y meditad mis palabras. Mi amado hijo Jesús me ha enviado a vosotros, para que seáis testigos vivientes de Su amor. Orad, amad y haced lo que mi Hijo Jesús os diga, porque el Verbo es eterno y vive. Dejad que viva en vuestro corazón. Con gusto os quisiera volver ver a todos vosotros en el cielo.

La Madre de Dios nos bendijo a todos por última vez. A través de la bendición de la Inmaculada, todos recibieron una pequeña cruz luminosa sobre la frente. Ella sostuvo el escapulario del Monte Carmelo (Virgen del Carmen) de tal forma que yo lo pudiera tocar. La Santísima Virgen María tomó todas nuestras intenciones en su corazón, así me lo aseguró. Luego, suspendida en el aire, retrocedió sonriente en la luz y desapereció, así como también el monje llamado Benito.

Adoración al Santísimo en la Parroquia de las Apariciones. El Cuadro de la Virgen bajo el Altar
Adoración al Santísimo en la Parroquia de las Apariciones. El Cuadro de la Virgen bajo el Altar

Sievernich, 01.08.2005, aprox.17:24 horas

Sentí un gran calor y vi, desde mi punto de vista, al lado izquierdo junto al altar una bellísima luz clara en forma oval. La Madre de Dios salió de esa luz como la Inmaculada. Ella estaba vestida toda de blanco y llevaba una corona de oro sobre su cabeza. En sus manos tenía un rosario de rosas blancas. En su brazo tenía el escapulario del Monte Carmelo (Virgen del Carmen). A sus pies yacían tres rosas: una blanca, una dorada y una roja. Suspendida sobre una nube, Ella se acercó a nosotros y sonrió. Yo le dije: “¡Te saludo, Santa Virgen María!

Ella dijo:

“¡Oración, paz, oración!

Queridos hijos, Yo os saludo en nombre de mi amado Hijo Jesucristo. Desde el cielo he venido a vosotros – más no para que os volváis poderosos. Mi divino Hijo Jesús desea que os convirtáis en personas que aman. Las personas qua aman dan gracias y piden, no exigen. Acudid a mi Hijo Jesús. Sentid como Él os ama.”

Ella nos bendijo a todos “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y de su Corazón salieron bellísimos rayos hacia nosotros. Luego, la Santísima Virgen María extendió su manto sobre nosotros, abarcando hasta el exterior de los muros de la iglesia.

Ella dijo:

“Di a tu director espiritual, que mi deseo es la construcción de la fuente la Inmaculada!”

Siguió un mensaje personal.

Luego, suspendida en el aire, atravezó la iglesia dirigéndose hacia hacia las personas que estaban afuera y las bendijo. Ella dijo:

Hoy he venido a vosotros, para aliviar vuestros sufrimientos. Poned todas vuestras preocupaciones en mi Inmaculado Corazón.”

Nuevamente nos bendijo “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Yo le agradecí de todo corazón y la Madre de Dios desapareció lentamente en la luz.

EL VATICANO ESCRIBIÓ EL 22 DE AGOSTO DE 2005 AL OASIS AZUL DE ORACIÓN

Manuela Strack, la vidente de Sievernich, y el Cardenal Ratzinger, ahora Papa Benedicto XVI. (Reunión de 12 de febrero 2004 Santo Teutónico Campo en Roma)
Manuela Strack, la vidente de Sievernich, y el Cardenal Ratzinger, ahora Papa Benedicto XVI. (Reunión de 12 de febrero 2004 Santo Teutónico Campo en Roma)

“La Secretaría del Estado de la Santa Sede confirma la recepción de su carta del 6 de Mayo del presente año en la que Ud. asegura su oración por el Santo Padre Benedicto XVI, en compañía de otros devotos y su ofrecimiento de encomendarlo a Dios en sus intenciones.

Por alto encargo agradezco esta señal de afecto por el sucesor de Pedro y particularmente por su oración. Además de las intenciones del Santo Padre, publicadas mensualmente, las siguientes intenciones merecen oración continua por parte de todos los creyentes: Que los frutos de la XX Jornada Mundial de la Juventud den frutos permanentes, por la renovación de la fe en los jóvenes, para que surjan nuevas vocaciones sacerdotales que deseen servir con amor sin reserva a Cristo y a la Iglesia, por el fortalecimiento de las familias cristianas, por la paz del mundo y la unidad de los cristianos.

Por intercesión de la Santísima Virgen María y Madre de Dios, el Papa Benedicto XVI le imparte la bendición de Dios