NO SE OLVIDEN DE ENVIARME INFORMACIÓN, FOTOGRAFÍAS, ETC. SOBRE LA FIESTA DE LA ROSA MYSTICA EN SU PAÍS, CIUDAD, BARRIO, HOGAR, PARA QUE PUEDA PUBLICAR EN ESTA PÁGINA.

rosamysticapy@hotmail.com

GRACIAS

Hey visitor!

TE INVITO A QUE VISITES

LA WEB DE NUESTRA GRAN REINITA

"La Divina Infantita"

Conoce todo acerca de su Devoción

www.granreinita.jimdo.com

 TE INVITO A QUE VISITES LA WEB DE CHIQUITUNGA

Venerable Carmelita Descalza - Paraguay

Esperamos pronto sea Beatificada

www.chiquitunga.jimdo.com

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com

RECOMIENDANOS...!!!

TRADUCE AQUI ESTA PÁGINA

Echa un vistazo Galería de imágenes
y amis  links favoritos

VOTA POR TU PREFERIDO HAZ CLICK EN LA IMAGEN DE ABAJO

VOTA POR CUAL PESEBRE TE GUSTA
VOTA POR CUAL PESEBRE TE GUSTA

 

RROSARIO DE LAS LAGRIMAS Y SANGRE DE MARIA ROSA MÍSTICA


- En el nombre del Padre, del Hijo, y del EEspíritu Santo, Amén.

Oración Inicial:
- Jesús crucificado, postrados a tus pies te ofrecemos las "Lágrimas y Sangre" de aquella que te acompañó con tierno amor y compasión en tu via-crucis. Concédenos la gracia, Oh buen Maestro de tomar a pecho las enseñanzas contenidas en las "Lágrimas y Sangre" de tu Santísima Madre, para cumplir tu voluntad de tal manera que un día seamos dignos de alabarte y glorificarte por toda la eternidad, Amén.

Se rezan siete misterios así:

En lugar del Padre Nuestro se dice:

- Oh Jesús mío, mira las Lágrimas y Sangre de aquella que te tenía el amor más grande en la tierra y te ama con el amor más fervoroso en el cielo.

En vez del las Aves Marías se dice:

- Oh Jesús escucha nuestros ruegos por las Lágrimas y Sangre de tu Santísima Madre.

(No hay Gloria)

Al finalizar el Rosario se dice tres veces: " Oh Jesús mío, mira las Lágrimas y Sangre de aquella que te tenía el amor más grande en la tierra y te ama con el amor más fervoroso en el cielo."

Oración Final:

Oh! María, Madre al Amor, de los Dolores y de Misericordia, te suplicamos reúne tus ruegos con los nuestros para que Jesús, a quien nos dirigimos en el nombre tus "Lágrimas Y Sangre" maternas, escuche nuestras súplicas concediéndonos con las gracias que te pedimos la corona de la vida eterna, Amén.
Tus Lágrimas y Sangre Oh! Madre Dolorosa, destruya el reino del infierno.
Por tu Divina mansedumbre, Oh misericordioso Jesús, guarda al mundo de los horrores amenazantes.

Plegaria a María Rosa Mística

Virgen Inmaculada, Rosa Mística, en honor de tu Divino Hijo nos postramos delante de ti, implorando la misericordia de Dios. No por nuestros méritos, sino por la bondad de tu corazón maternal concédenos ayuda y gracia con la seguridad de escucharnos. 
Dios te salve... 

Rosa Mística, Madre de Jesús, Reina del Santo Rosario y Madre de la Iglesia - del Cuerpo Místico de Cristo - Te pedimos concedas al mundo, rasgado por la discordia, la unidad y la paz y todas aquellas gracias que puedan cambiar los corazones de todos tus hijos. 

Dios te salve... 

Rosa Mística, Reina de los Apóstoles, haz que, alrededor de los altares eucarísticos, surjan muchas vocaciones sacerdotales y religiosas para difundir con la santidad de su vida y con el celo apostólico el Reino de tu Hijo Jesús por todo el mundo. Derrama sobre nosotros tus gracias celestiales. 

Dios te salve... 

Dios te salve, Reina... Rosa Mística, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros!

MISTERIOS PARA EL REZO DE LA CORONILLA DE LAS LAGRIMAS Y SANGRE DE MARÍA ROSA MÍSTICA

MISTERIOS DE LAS SIETE ALEGRÍAS O GOZOS DE MARÍA:

Las siete alegrías o gozos se rezan lunes y jueves (y sábado de mañana)

1° misterio: El ángel Gabriel anuncia a María el Nacimiento de Jesús 


Oh María, Virgen de la escucha, tú eres la llena de gracia,
tú eres la humilde esclava del Señor. 
Tú has dado libremente tu sí al anuncio del ángel 
y te has convertido en madre del Hijo de Dios hecho hombre.
Enséñanos a decir siempre sí al Señor, aunque nos cueste


2° misterio: María visita a su pariente Isabel

Tú, María, madre del Señor, llevando a Jesús, que ha tomado cuerpo
en ti, vas a visitar con gozosa premura a la anciana prima Isabel,
para ponerte a su servicio. A tu saludo, su hijo es santificado 
por la presencia del Salvador. Enséñanos, Madre de Dios, 
a anunciar y llevar siempre a Jesús a los demás

3° misterio: Jesús, Hijo de Dios, nace de la Virgen María

 Oh María, madre siempre Virgen, en la pobreza de una cueva 
has dado a luz a Jesús, venido al mundo para nuestra salvación.
Tú adoras como Hijo de Dios al que has engendrado.
Guíanos por el camino de una fe viva en Jesús, nuestro Señor y Salvador

4° misterio: Unos magos de Oriente adoran al niño Jesús en Belén

Oh María, pobre y humilde de corazón, enséñanos a no juzgar,
sino a confiar únicamente en la misericordia de Dios,
que no hace distinción de personas. Porque, si nuestra fe 
no se traduce en obras, muchos "magos" nos irán por delante
en el reino de los cielos


5° misterio:María y José encuentran al niño Jesús en el Templo

 Oh María, Virgen del silencio, tú saltas de gozo al encontrar
a Jesús en el templo de Jerusalén, y adoras el misterio
del Hijo de Dios Creador, que en Nazaret vive obediente a sus criaturas.
Enséñanos a buscar siempre a Jesús y a vivir en su obediencia

6° misterio: .Jesús resucita victorioso de la muerte y se aparece a los suyos

 
Oh María, fuente del gozo, tú eres la madre del Señor resucitado.
Él es quien ha vencido la muerte. El es nuestra esperanza
en el camino de la vida. Enséñanos, María, a vencer la muerte del
egoísmo, para vivir en la resurrección del amor


7° misterio: 
María es elevada al cielo y coronada como reina y primicia de la humanidad redimida.

 Oh María, Reina de los ángeles y de los santos, coronada 
de gloria y honor en el gozo sin fin del paraíso,
tú brillas delante de nosotros como estrella de la mañana.
Enséñanos, Madre, a caminar por el mundo con la mirada puesta
allá donde está el gozo auténtico y definitivo



 

MISTERIOS DE LOS SIETE DOLORES DE MARÍA:

Los siete dolores se rezan martes y viernes

1° misterio: Cuando al presentar a su Hijo frente al Templo, oyó una profecía del viejo "Simeón:


"Una espada de dolor atravesará tu alma".

Virgen María: por el dolor que sentiste cuando Simeón te anunció que una espada de dolor atravesaría tu alma, por los sufrimientos de Jesús, y ya en cierto modo te manifestó que tu participación en nuestra redención como corredentora sería a base de dolor; te acompañamos en este dolor. . . Y, por los méritos del mismo, haz que seamos dignos hijos tuyos y sepamos imitar tus virtudes

2° misterio: Cuando se vio obligada a huir a Egipto, escapando de la persecución de Herodes que quería matar a su Hijo Amado.


Virgen María: por el dolor que sentiste cuando tuviste que huir precipitadamente tan lejos, pasando grandes penalidades, sobre todo al ser tu Hijo tan pequeño; al poco de nacer, ya era perseguido de muerte el que precisamente había venido a traernos vida eterna; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, haz que sepamos huir siempre de las tentaciones del demonio

3° misterio: Cuando buscó por tres días a su hijo que se había quedado en el Templo de Jerusalén, luego de la visita en tiempo de Pascua.


Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al perder a tu Hijo; tres días buscándolo angustiada; pensarías qué le habría podido ocurrir en una edad en que todavía dependía de tu cuidado y de San José; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, haz que los jóvenes no se pierdan por malos caminos

4° misterio: Cuando encontró a su Divino Hijo cargando en hombros la pesada cruz rumbo al Calvario para ser crucificado en ella por nuestra salvación.


Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver a tu Hijo cargado con la cruz, como cargado con nuestras culpas, llevando el instrumento de su propio suplicio de muerte; Él, que era creador de la vida, aceptó por nosotros sufrir este desprecio tan grande de ser condenado a muerte y precisamente muerte de cruz, después de haber sido azotado como si fuera un malhechor y, siendo verdadero Rey de reyes, coronado de espinas; ni la mejor corona del mundo hubiera sido suficiente para honrarle y ceñírsela en su frente; en cambio, le dieron lo peor del mundo clavándole las espinas en la frente y, aunque le ocasionarían un gran dolor físico, aún mayor sería el dolor espiritual por ser una burla y una humillación tan grande; sufrió y se humilló hasta lo indecible, para levantarnos a nosotros del pecado; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, haz que seamos dignos vasallos de tan gran Rey y sepamos ser humildes como Él lo fue

5° misterio: Cuando vio a su Hijo ensangrentado y agonizante durante tres horas y luego exhalar su último suspiro.


Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la crueldad de clavar los clavos en las manos y pies de tu amadísimo Hijo, y luego al verle agonizando en la cruz; para darnos vida a nosotros, llevó su pasión hasta la muerte, y éste era el momento cumbre de su pasión; Tú misma también te sentirías morir de dolor en aquel momento; te acompañamos en este dolor. Y, por los méritos del mismo, no permitas que jamás muramos por el pecado y haz que podamos recibir los frutos de la redención

6° misterio: Cuando su Amado Hijo, traspasado el pecho por la lanza, es bajado de la cruz y depositado en sus brazos.


Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la lanzada que dieron en el corazón de tu Hijo; sentirías como si la hubieran dado en tu propio corazón; el Corazón Divino, símbolo del gran amor que Jesús tuvo ya no solamente a Ti como Madre, sino también a nosotros por quienes dio la vida; y Tú, que habías tenido en tus brazos a tu Hijo sonriente y lleno de bondad, ahora te lo devolvían muerto, víctima de la maldad de algunos hombres y también víctima de nuestros pecados; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, haz que sepamos amar a Jesús como El nos amo

7° misterio: Cuando contempló el cuerpo de su Divino Hijo acostado en el Sepulcro

Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al enterrar a tu Hijo; El, que era creador, dueño y señor de todo el universo, era enterrado en tierra; llevó su humillación hasta el último momento; y aunque Tú supieras que al tercer día resucitaría, el trance de la muerte era real; te quitaron a Jesús por la muerte más injusta que se haya podido dar en todo el mundo en todos los siglos; siendo la suprema inocencia y la bondad infinita, fue torturado y muerto con la muerte más ignominiosa; tan caro pagó nuestro rescate por nuestros pecados; y Tú, Madre nuestra adoptiva y corredentora, le acompañaste en todos sus sufrimientos: y ahora te quedaste sola, llena de aflicción; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, concédenos a cada uno de nosotros la gracia particular que te pedimos.

 

MISTERIOS DE LAS SIETE GLORIAS DE MARÍA:

Las Siete Glorias se rezán miércoles y domingo (y sábado de tarde)

 

1° misterio: La preferencia que la Santísima Trinidad le concede sobre todas criaturas.


Dios te salve, María, Hija de Dios Padre; Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo; Dios te salve María, Esposa del Espíritu Santo. Dios te Salve María, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, no permitáis, Señora, que ningún cristiano viva ni muera en pecado mortal ni venial. Te amo y venero, oh María Santísima, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad. Tú eres la Hija de Dios Padre, la Madre de Dios Hijo y la Esposa de Dios Espíritu Santo. Nadie como tú ha penetrado en el inefable misterio del Dios que es Uno en esencia y Trino en Personas. Nadie como tú ha amado a la Santísima Trinidad, ni nadie ha sido tan amado como tú por el Dios Uno y Trino. Por ello te pedimos:
- que seamos dignos hijos del Padre,
- que seamos uno con el Hijo,
- que seamos santificados por el Espíritu Santo,
- que adoremos a un solo Dios en la Trinidad Santísima y a la Trinidad en la unidad,
- que amemos con todo nuestro corazón, con todo nuestros ser, con todas nuestras fuerzas al Dios Uno y Trino,
- y que todo cuanto hagamos de pensamiento, palabra y obra sea para la mayor gloria y alabanza del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
Amén.

2° misterio: La virginidad que la elevó por encima de los Ángeles y los Santos.


¡Oh María Santísima! Virgen purísima, espejo sin mancha, vivo reflejo de la luz de Dios! ¡Ah! concédeme la gracia que te imploro... e inspírame el más grande amor hacia la bella virtud de los Ángeles. Y puesto que para conservarla es vano todo propósito sin la fuga de las ocasiones, te suplico, oh dulce Madre mía, me socorras diariamente con tu santo auxilio para que huya de toda ocasión de pecado. Entretanto me ofrezco todo a Ti, y Tú oh Inmaculada Auxiliadora, haz que viviendo yo en la mortificación, en la humildad y en la oración, sea como un ángel en la tierra y goce un día con ellos en la gloria del Paraíso. Amén.

3° misterio: El esplendor con el cual brilla en los cielos con su gloria.


¡Oh Virgen Santísima, Madre de la verdadera Sabiduría, Esposa del Espíritu Santo!, Nacida para ser Corona de Esplendor del Altísimo, nacida para ser el Vaso de la Luz Verdadera. María llena de Gracia, emanación pura de la Gloria de Dios Tú que eres esplendísimo faro de luz eterna, concédeme la gracia que te imploro..., y envía a mi alma un rayo de luz celestial. Sí; yo te pido, oh Madre, aquella ciencia divina que edifica, y que es compañera de la caridad y maestra de la humildad; aquella ciencia que hará que me conozca a fondo a mí mismo y que me eleva al amor de Dios; aquella ciencia que despierta la contrición en mi corazón y me excita a detestar mis culpas pasadas y presentes. ¡Oh María Santísima!, obtenme este don del Espíritu Santo, para que se perfeccione en mí la fe y yo camine seguro por la senda del Paraíso. Amén.

4° misterio: El culto que todos los elegidos le rinden como Madre de Dios.


La madre ha dado a luz al rey, cuyo nombre es eterno; la que lo ha engendrado tiene al mismo tiempo el gozo de la maternidad y la gloria de la virginidad: un prodigio tal no se ha visto nunca, ni se verá de nuevo. Aleluya.

Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no deseches las súplicas
que te dirigimos en nuestras necesidades,
antes bien, líbranos de todo peligro,
¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!



5° misterio: La prontitud con la cual su Divino Hijo atiende a todos sus pedidos.


Oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que uno solo de cuantos han acudido a tu protección e implorado tu ayuda ha sido desamparado por ti. Animado con esta confianza yo también acudo a ti, Madre, Virgen de las vírgenes, me postro a tus pies pidiéndote, Madre de Jesucristo, que no desoigas mis súplicas, antes bien dígnate escucharlas y atenderlas benignamente. Amén. 


6° misterio: Las gracias que sus servidores reciben de Jesús en este mundo, y la gloria que le tienen preparada en el cielo.


Reina del paraíso y Madre del santo amor, ya que eres la criatura más amable, la más amada de Dios, y quien más le ha amado, acepta que te ame también un pecador, el más ingrato y desdichado del mundo. Viéndome, gracias a ti, libre del infierno, y tan favorecido por ti sin merecerlo, me he prendado de tu bondad, y en ti he puesto toda mi esperanza. Señora mía, te amo, y quisiera amarte, más de lo que te han amado los santos de ti más enamorados.
Quisiera, si en mí estuviese, hacer conocer a todos los que te ignoran, cuán digna eres de ser amada, para que todos te amasen y venerasen. Quisiera morir por tu amor, por defender tu virginidad, tu dignidad de Madre de Dios, tu Inmaculada Concepción, si por defender estos privilegios, fuera preciso dar la vida. Amada Madre mía, recibe mis afectos, y no permitas que un siervo que te ama, vaya a ser enemigo del Dios que tanto quieres. Así fui yo que ofendí a mi Señor. Pero entonces, María, no te amaba, y poco me importaba ser amado de ti. Pero ahora, nada deseo tanto, después de la gracia de Dios, que amarte y ser por ti amado. Sé, mi Señora, la más agradecida y benigna, que no desdeñas amar a quien te ama, a la vez que no te dejas ganar en el amor. Quiero amarte en el paraíso. Allí, a tu lado, conoceré de veras, cuán amable eres, y cuánto has hecho por salvarme; por eso te amaré con más fervor, y mi amor será eterno, sin temor de dejar nunca de quererte. María, yo confío salvarme por tu medio. Ruega a Jesús por mí. Yo nada más anhelo, tú eres mi esperanza. Por eso te cantaré siempre: “María, esperanza mía, tú me tienes que salvar”. Amé.


7° misterio: Poseer las virtudes con la mayor perfección
.


Préstame Madre tus ojos para con ellos mirar
Pues si con ellos miro no volveré a pecar.
Préstame Madre tus labios para con ellos rezar
pues si con ellos rezo el Padre me ha de escuchar.
Préstame Madre tu lengua para poder comulgar
pues tu lengua materna es de amor y santidad.
Préstame Madre tus brazos para poder trabajar
Pues así el trabajo rendirá una y mil veces más.
Préstame Madre tu manto para cubrir mi maldad
Pues cubierto con tu manto al cielo he de llegar.
Préstame Madre a tu hijo para poderlo adorar
Pues si tú me das a Jesús ¿qué otra cosa puedo desear?
Y esa será mi dicha por toda la eternidad. Así sea.


NOTA: Las meditaciones pueden ser cambiadas por otras más cortas.

ORACIÓN DE SANACIÓN.

En el libro del Eclesiástico 38,9 dice: "Hijo, en tu enfermedad, no seas negligente, sino que acude al Señor que él te sanará."
Volvamos la mirada a Dios, tanto el enfermo como los que oran, postrémonos humildemente ante el Señor y reconozcámoslo como Señor. Invoquemos el poder de las llagas y de la Sangre de Jesús. Por los méritos que El nos ganó con el dolor de sus heridas. Recordemos como nos lo dice la Palabra: Por sus llagas hemos sido sanados. (1 P 2,24).
También recordemos darle gracias al Señor por lo que ha hecho en nuestras vidas creyendo que Dios está obrando con poder en nosotros y que él nos está sanando.

Oremos
Padre Santo, en el Nombre de Jesucristo y con la intercesión de la Santísima Virgen María, de los santos ángeles, de los santos, de la Madre María de San José te presentamos a los enfermos en el alma, en la mente, en el cuerpo y en el espíritu y te pedimos para todos ellos y también para nosotros que nos sanes. Todo lo pedimos de acuerdo a tu Santo Voluntad Padre Santo, en el Nombre de Jesús, por los méritos de su Divina Infancia, por su Sangre Preciosa, por sus santas llagas, por su Resurrección que todo sea para tu gloria. Creemos en tu poder y te pedimos, oh buen Jesús que la tuerza del Espíritu Santo sea liberada ahora y que todos seamos curados.

En el Nombre de Jesús y con la intercesión de María, Rosa Mística, de los santos ángeles, de los santos y benditas ánimas del purgatorio, te pedimos Padre Santo que nos sanes de toda herida profunda en nuestros corazones, de todo resentimiento y rechazo; de toda carencia de amor, de depresión y de soledad, sánanos de toda carencia afectiva. Sánanos de toda frustración, fracaso, complejo y trauma, de odios, de divisiones, de envidia, de hipocresía, de ira, rabia, (especialmente de...). Llena Señor en nosotros cualquier vacío que pudiera existir con tu presencia santa y danos tu llenura. Danos tu libertad y tu amor. Danos tu paz.
En el Nombre de Jesús y con la intercesión de nuestra Madre Celestial María, Madre de la Iglesia, de los santos ángeles y santos del cielo, te pedimos Padre Santo que nos sanes de cualquier vicio que pudiéramos tener (especialmente de...), sánanos de todo miedo, temor, nerviosismo, angustia, ansiedad, e inseguridad, del orgullo y de toda soberbia. Sánanos de depresión, psicosis, obsesiones, de toda inestabilidad emocional y mental, decepción, desengaño, amargura, de rebeldía, de toda idolatría y superstición, de toda enfermedad mental, y de cualquier falta de perdón.
En el Nombre de Jesús y con la intercesión de la Santísima Virgen María, de los santos ángeles, de los santos y benditas ánimas del purgatorio, Padre Santo te pedimos que nos liberes de toda atadura genética dañosa proveniente de nuestros antepasados. En el nombre de Jesucristo te pedimos que cortes Padre Santo en este momento cualquier atadura de pecado transmitida por nuestros antepasados, así como cualquier maldición heredada.
En el Nombre de Jesús y con la intercesión de la Santísima. Virgen María, de los santos ángeles, de los santos y benditas ánimas del purgatorio, te pedimos Padre Santo que nos sanes físicamente de toda enfermedad conocida o desconocida, de toda enfermedad curable o incurable. Sánanos especialmente de cáncer, de toda enfermedad glandular, de obesidad, de anorexia, asma, artritis, artrosis, hígado, páncreas, vesícula, vaso, enfermedades circulatorias, de la sangre, de la presión arterial, de enfermedades en la piel, de alergias, de enfermedades respiratorias, de enfermedades estomacales, de nervios, de ansiedad, de stress, de anemia, de sida, y especialmente de...
Gracias Padre Santo por escuchar nuestras plegarias, sabemos que Tú estás actuando con tu poder y que todo lo puedes. Señor, en Ti confiamos y en Ti esperamos. Te damos gracias por todo lo que has hecho, por lo que estás haciendo y por lo que seguirás haciendo en nuestras vidas. Amén.

Oración a la Madre de Dios por el Ofrecimiento de la Preciosísima Sangre de Jesús

Rosa Mística, Madre de la Iglesia, Virgen Santa e Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, yo te ruego, ofrezcas Tú a tu Hijo Divino desfigurado de llagas y sangre, su Preciosísima Sangre al Eterno Padre para mayor honor y adoración de la Majestad Divina, para acción de gracias por todas las gracias y beneficios recibidos, para la expiación de mis pecados y los de todo el mundo, para la conversión de los pecadores, para la conversión mía y enmienda, para alejar todos los pecados graves en este día, para la conservación de la fe en nuestros países, para el retorno y conservación de la juventud en la fe y moral, para salvar a los moribundos, por el Padre Santo, obispos y sacerdotes, por las necesidades de la Iglesia, por los perseguidos por la fe, por mí mismo: para aumentar la fe, esperanza y caridad, para aumentar la gracia y los siete dones del Espíritu Santo, para aumentar la humildad, paciencia, resignación a la voluntad de Dios, para conseguir una muerte santa, para ayuda y consuelo de los afligidos, enfermos e inocentemente atormentados en la tierra, para el consuelo y por la liberación de los oprimidos por el demonio, y por la liberación de las almas del purgatorio, para mayor gozo de los ángeles y santos.


Bendita sea la Preciosísima Sangre de Jesús ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.


Reina Rosa Mística del mundo, Reina del Universo, nuestra Madre, en Ti y por Ti bendecimos el misterio admirable de la Sangre de Jesús, el potencial más grande de Reconciliación.


Aureolada por el misterio de la Inmaculada Concepción has colaborado con la victoria brillante de la Sangre de Jesús en nuestra redención, y estando al lado de Jesús, el Redentor, te ha hecho Corredentora y Madre de todos los hombres. Por el triunfo de tu Corazón Inmaculado, Dios te ha elegido como Mediadora de todas las gracias.


Oh Santísima Virgen María, Madre, exaltada a un puesto tan alto, te saludamos como Señora y Reina de la preciosísima Sangre de Jesús: rocía nuestras almas con la Preciosísima Sangre de Jesucristo, que da de beber a las almas, para vencer las asechanzas del demonio y andar siempre con celo santo el camino de la virtud. Escribe con la Sangre del Cordero nuestros nombres en el libro de la vida, para que un día después de haber sido devotos de la Preciosísima Sangre de Jesucristo podamos glorificaría en la gloria eterna. Amén.

Oración a María, Rosa Mística

Oh María, Rosa Mística, Madre de Jesús y también Madre nuestra! Tú eres nuestra esperanza, nuestra fortaleza y nuestro consuelo. Danos desde el cielo tu maternal bendición en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Rosa Mística, Inmaculada Virgen, Madre de la gracia, en honor de tu Divino Hijo, nos postramos ante Ti, para implorar la misericordia de Dios. No por nuestros méritos, sino por la bondad de tu Corazón maternal, pedimos ayuda y gracias, con la seguridad de ser escuchados. Avemaría…

Rosa Mística, Madre de Jesús, Reina del Santo Rosario y Madre de la Iglesia, Cuerpo Místico de Jesucristo. Te pedimos para el mundo destrozado por las discordias, el don de la unión, de la paz y de todas las gracias que pueden convertir los corazones de tantos hijos tuyos. Avemaría…

Rosa Mística, Madre de los apóstoles, haz florecer alrededor de los altares eucarísticos, numerosas vocaciones sacerdotales y religiosas, que con la santidad de su vida y el celo ardiente por las almas, puedan extender el Reino de tu Hijo Jesús por todo el mundo. Derrama, Oh Madre sobre nosotros tus dones celestiales.

Oh! Rosa Mística, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros